Mythbusters con una “Incredible Machine” Navideña

Graciosa máquina de Rube Goldberg realizada por Adam en Cazadores de Mitos a modo de felicitación navideña:

El objetivo último de tanta complicación es únicamente tirar al suelo a Buster y felicitar la Navidad.

Rube Goldberg (1883-1970) fue un dibujante de tiras cómicas al que le gustaba idear y dibujar dispositivos complejos cuyo fin era la realización de una tarea sencilla como romper un huevo. Seguramente este tipo de inventos te sonarán más del Profesor Franz de Copenhague (Los grandes inventos del TBO) que era un poco el equivalente nacional a los artilugios de Goldberg.

El término “dispositivo o máquina de Rube Goldberg” se aplica a cualquier aparato o programa de software que resulta más complicado de lo que es necesario para completar la tarea para la que fue diseñado.

Alex Celi

2 Responses to “Mythbusters con una “Incredible Machine” Navideña”

  1. ramon salazar says:

    miren justo ayer estava mirando el capitulo en el cual intentan burlar a la camara de velocidad . bueno la que comunmente usan los policias funciona con un laser y pienso que simplemente con un auto cromado el laser se reflejaria en todas direcciones pero nunca contra el detector y por esto no mediria la velocidad . la otra camara la que usa el experto funciona con ondasde bsonido y simplemente tienen que refractar el sonido para que nunca llegue al sensor se puede lograr usando los siguientesw principios:

    El sonido del viento.
    ¿Cómo explicaría usted el hecho de que el viento amplifica el sonido?

    A continuación ofrecemos un pasaje relativo a este problema, tomado del libro Historische Physik de Lacour y Appel.
    «Es sabido que el sonido se oye mejor cuando el viento es favorable, y peor cuando es contrario. Por regla general, sólo se acostumbra explicar este fenómeno con el hecho de que en dirección del viento la velocidad de éste se suma a la del sonido. Nos daremos cuenta de que semejante explicación es insuficiente si recordamos que el movimiento del aire con una velocidad de 10 m/s se siente como un viento bastante fuerte. Pero esta magnitud no influye notablemente en la intensidad del sonido, pues, de hecho, se trata de un aumento o disminución poco considerables de su velocidad, de orden de un 3 %.
    El físico inglés J. Tyndall explica este fenómeno de la manera siguiente. La velocidad del viento casi siempre aumenta en función de la altitud. Por consiguiente, las ondas acústicas que se propagan a cierta altura y cuya superficie en el ambiente tranquilo suele ser esférica (líneas de trazos en la figura), cambian de forma con mayor velocidad en dirección del viento (según indica la flecha) que las que se desplazan junto a la superficie terrestre. Por esta razón tienen forma parecida a la que viene representada por las líneas continuas en la figura. Como en cada punto el sonido se propaga perpendicularmente a la superficie de la onda, el que procede del punto A en dirección AC no podrá llegar hasta el punto D, sino que pasará por encima de él siguiendo la línea Aa, por lo cual el observador que se encuentra en dicho punto, no lo oirá.

    El viento deforma las ondas acústicas.

    Al contrario, el sonido emitido en la dirección AB, sigue la curva Ab, la cual no deja de ser perpendicular a la superficie de la onda. Por ello, el observador que se encuentra en el punto b, podrá oírlo; todos los sonidos emitidos por A en una dirección inferior a AB serán desviados de la misma manera y alcanzarán la superficie terrestre en diversos puntos localizados entre A y b.

    Influencia del viento favorable en la propagación del sonido

    En esta parte de la superficie terrestre incidirá mayor cantidad de sonido del que debería incidir, o sea, en este trecho también se oirán todos los sonidos que en tiempo de calma se desplazarían por encima de AB.»

    La influencia del viento contrario en la propagación del sonido

    Así pues, el hecho de que el sonido se amplifica por el viento no se debe a la variación de la velocidad de las ondas sonoras, sino al cambio de su forma (en resumidas cuentas el cambio de forma depende de la variación de la velocidad).
    Volver

    163. La presión del sonido.
    ¿Qué presión, aproximadamente, ejercen las ondas acústicas sobre el tímpano?

    Si las ondas de aire tienen una presión de 5 · 10 -18 N/cm 2 , el sonido se vuelve perceptible. Cuando el sonido es alto, la presión es cientos y miles de veces mayor. No obstante, la presión del sonido es pequeñísima.
    Por ejemplo, se sabe que el ruido de una vía pública con tráfico animado ejerce sobre el tímpano una presión de (1 ó 2) · 10 -4 N/cm 2 , es decir, de 0,00001 a 0,0005 at.
    Volver

    164. ¿Por qué la puerta debilita el sonido?
    Consta que la madera conduce el sonido mejor que el aire: al dar golpes por un extremo de un rollo largo se pueden escuchar muy bien aplicando el oído al otro extremo.
    ¿Por qué, pues, no se oyen claramente las voces de las personas que están conversando en un cuarto mientras la puerta esté cerrada?

    Por más extraño que parezca, la puerta amortigua el sonido precisamente porque lo conduce mejor que el aire. El haz sonoro se desvía de la perpendicular de incidencia cuando pasa del aire a la madera, es decir, cuando penetra en un medio que transmite el sonido más rápidamente. Por lo tanto, existe cierto ángulo límite de incidencia de los haces sonoros que pasan del aire a la madera, el cual es bastante pequeño (debido al elevado índice de refracción).
    O sea, una parte considerable de las ondas aéreas que atraviesan el aire e inciden en la superficie de madera, deberán reflejarse al aire sin penetrar en esta última. En suma, la madera dejará pasar un porcentaje reducido de ondas sonoras procedentes del aire, que inciden en la superficie de separación de estos dos medios. Por esta razón, la puerta disminuye la intensidad del sonido.
    Volver

    165. La lente acústica.
    ¿Existirá lente que refracte el sonido?

    Es muy fácil construir una lente para refractar el sonido. Para ello se podría utilizar una semiesfera de malla de alambre llena de plumón que disminuye la velocidad del sonido. Dicho objeto podrá servir de lente convergente para el sonido. En la figura aparece un diafragma consistente en una hoja de cartulina puesta delante de la lente, que separa los haces sonoros que se enfocan en F por esta última. En el punto S está colocada una fuente de sonido (un silbato), y en F, una llama sensible al sonido.

    Lente de plumón para refractar el sonido

    Ofrecemos la descripción de la lente «acústica» ideada por J. Tyndall.
    «Mi “lente” escribe el inventor- consta de una esfera hueca hecha de una sustancia preparada a base de colodión (ver figura), que contiene un gas más denso que el aire, por ejemplo, dióxido de carbono. La pared de la esfera es tan delgada que cede fácilmente al menor empuje dirigido desde afuera y lo transmite al gas. A un lado de la lente, bastante cerca de ella, cuelgo mi reloj de bolsillo y al otro lado, a una distancia de 1,5 m aproximadamente, un embudo de vidrio, con la parte ancha dando hacia la esfera.

    Lente de dióxido de carbono para refractar el sonido

    Aplico el oído al embudo y, moviendo convenientemente la cabeza, muy pronto localizo el lugar donde el tictac se oye muy alto. éste es el “foco” de la lente. Si aparto el oído del foco, el sonido se debilita; si, en cambio, el oído permanece en el foco mientras se desplaza la esfera, el tictac también se debilita; cuando la esfera vuelve a su lugar, el reloj sigue sonando como antes. Por lo tanto, la lente permite oír claramente el tictac del reloj que no se oye “a simple oído”, por decirlo así.»
    Volver

    166. La reflexión acústica.
    Cuando el sonido penetra en el agua, ¿se aproximará el «haz» acústico a la perpendicular de incidencia o se alejará de ella?

    Si razonamos como en el caso del haz luminoso, sacaremos una conclusión errónea, puesto que la luz se propaga en el agua más lentamente que en el aire, en tanto que las ondas sonoras viajan en él con una velocidad cuatro veces mayor. Por ello, el haz sonoro que pasa del aire al agua, se desviará de la perpendicular de incidencia.

    Figura 112. Refracción del sonido en el agua

    Por esta misma razón, cuando el sonido pasa del aire al agua, existe un ángulo límite que en este caso sólo es de 13° (correspondientemente al valor elevado del índice de refracción, equivalente a la razón de velocidades de propagación del sonido en ambos medios). La figura muestra cuán pequeño es el

  2. ramon salazar says:

    por favor contactenme porque el mensaje no esta completo es demasiado largo para entrar en esa ventana y asi le puedo dar lujo de detalles

Leave a Reply